Boletín, No. 9, Marzo de 2009 »

Contenido

Salvando a la tortuga marina

Las estadísticas indican que de cada 1000 tortugas que se liberan, solo una sobrevive. Así de crítica es la situación para la tortuga marina, una especie benéfica, cuya existencia peligra en nuestras costas.

Recientemente el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) junto con el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) declararon una veda total y permanente del consumo de huevos de tortugas marinas y el aprovechamiento de productos procedentes de esta especie.

 

La veda es aplicable en todo el país y prohíbe la tenencia, posesión, consumo, comercialización y extracción de los mismos para fines que no sean los de conservación o de investigación científica aprobados por el MARN. La veda entró en vigencia a partir del 13 de febrero, por lo cual se penalizará a quienes la infrinjan con multas y hasta prisión.

La Licda. Celina Dueñas, técnica de Vida Silvestre, amplía sobre los aspectos técnicos de la estrategia que lidera el MARN de la mano con otros cooperantes para conservar a los quelonios.

¿Cuál es la situación de la tortuga en El Salvador?

En El Salvador anidan 4 especies de tortugas marinas: Carey, Baule, Prieta y Golfina, las cuales se encuentran en peligro de extinción según la lista oficial del MARN y en peligro crítico a nivel mundial la Carey y Baule. Esto se debe a que hay varias amenazas que se están dando sobre ellas y sus diferentes ciclos de vida. Una de estas amenazas se da en las playas de anidación, donde se extrae el 90% de los huevos que las tortugas ponen.

En el caso de la Baule, las poblaciones año con año han ido disminuyendo. Hay muchas playas en las que salía a anidar por lo menos una Baule y desde hace cinco años ya no se han vuelto a ver.

Otro de los problemas que se identifica es la alteración de las playas de anidación, por la actividad humana y porque hay animales silvestres y perros que dañan los nidos. En pocas playas se dan condiciones que permitan la incubación in situ, eso sería lo ideal, pero no es posible.

¿Cuál es la estrategia para evitar que esta especie se extinga?

El Ministerio considera como estrategia de conservación reubicar los nidos y en algunos casos promover la incubación in situ, es decir dejar los nidos en el lugar original. Reubicar los nidos implica que tenemos que recolectar los huevos y llevarlos a corrales de incubación en condiciones controladas. Para lograr ese fin se trabajaría con las ONG, comunidades y empresas que quieran adherirse al programa. El enfoque sería aumentar la cantidad de neonatos y manejar más corrales, para implementar esta estrategia contamos con el apoyo de donantes como la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECID) y la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y organismos tales como la Comisión Centroamericana de Ambiente y Desarrollo (CCAD) y el Fondo de la Iniciativa para las Américas (FIAES).

¿Qué apoyo se brindará a los tortugueros?

A estas personas, nosotros los consideramos como aliados, porque realmente son los que conocen el terreno, y por años se han dedicado a la extracción de huevos, entonces nosotros queremos convertirlos en colaboradores del programa para la conservación de la tortuga marina. Estimamos que se estarían incorporando unos 2,000 tortugueros, siendo la mayoría hombres. Estas personas serían acreditadas y apoyarían las diversas actividades, por lo cual recibirían una remuneración.

Esta es una estrategia de corto plazo, porque quisiéramos implementar una estrategia de mediano y largo plazo que consistiría en hacer alianzas de beneficio mutuo entre inversionistas o propietarios de empresas y las comunidades costeras, para que se pueda generar una alternativa de ingreso para estas personas.

A largo plazo quisiéramos que en las comunidades se mejoren los modos de vida, que sean sostenibles, haciendo un uso adecuado de las tortugas marinas. Eso no significa vender huevos, sino que aprovechar las tortugas como una etiqueta de marca, que les permita vender otros bienes y servicios que sean sostenibles. Todo ello implica preparar una estrategia de capacitación, de identificación de fortalezas y debilidades de las comunidades y más importante hacer alianzas con personas que puedan colaborar y apoyar esta iniciativa.

¿Qué actividades comprende el programa que se implementará?

Las actividades serían construcción de corrales de incubación y reactivación de otros, capacitaciones a tortugueros y líderes comunitarios sobre el manejo de huevos, lo cual incluye el registro de datos como cantidad de huevos sembrados, especie, sector de playa al que pertenece, etc. Liberación de neonatos y monitoreo de estas acciones.

También se construirán corrales receptores para los huevos decomisados, ya que estamos conscientes de que algunos de esos no van a poder ser incubados porque ya estarán viejos, cocidos o maltratados. Como sus posibilidades de incubación serían mínimas se separarán, para evitar que contaminen a los huevos con altas probabilidades.

También queremos recopilar información de las hembras que anidan, porque creemos que esto le da más valor a las playas. Lo que queremos es cambiar el uso de la tortuga, en lugar de que las personas vendan los huevos, podrían venderse servicios a turistas o artículos relacionados con la conservación de la tortuga marina.

¿En qué playas se estaría trabajando?

Nosotros hemos hecho una priorización de playas donde salen más tortugas, donde se han dado iniciativas en las que por años se ha trabajado voluntariamente. Algunos de estos sitios son: Playa Bola de Monte, Barra de Santiago, Los Cóbanos, San Diego, Majagual, Toluca, Las Bocanitas, donde se ejecuta un proyecto con anidación in situ. Otras playas importantes son las de Costa del Sol, Península San Juan del Gozo, Isla San Sebastián, El Espino, Salamar, El Cuco, el Icacal y algunas playas de la Unión.

Estas playas son prioritarias por la cantidad de tortugas que salen, por la cantidad de especies que arriban, ya que en ellas se observa presencia de hasta tres especies, y también se ha tomado en cuenta el nivel de organización de las comunidades, este último aspecto consideramos es determinante para que el proyecto sea exitoso.

¿Cuál sería el aporte de FIAES?

FIAES ha creado un mecanismo de apoyo a la tortuga que comprende la ejecución de 8 proyectos por un monto total de $200 mil. Además está facilitando los procesos de organización y operatividad de las ejecutoras, cosa que para nosotros es de gran ayuda porque FIAES ya ha identificado a los posibles ejecutores, tiene poder de convocatoria y experiencia en esta clase de proyectos.

¿Quiénes más apoyan estas acciones de rescate de la especie?

En lo que concierne a financiamiento, se tendría el apoyo del proyecto para la Consolidación y Administración de las Áreas Protegidas (PACAP), CCAD y USAID a través de un nuevo proyecto enfocado en las tortugas marinas, el cual será administrado por DAI. Adicionalmente, la Fundación de Vida Silvestre de los Estados Unidos está invirtiendo en un proyecto de conservación de tortuga Carey con un socio local que es FUNZEL. También se estarían sumando algunas iniciativas privadas, como la que ya implementa Arenas del Pacífico, en la Bocanita, e iniciativas de personas naturales que ya están contribuyendo con la conservación de la especie.

En la parte operativa, nos estaríamos coordinando con agentes pesqueros del Ministerio de Agricultura y Ganadería y con inspectoría del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

También se buscará el apoyo de restaurantes para divulgar la veda y sensibilizar a las personas sobre la importancia de salvar a las tortugas, el mensaje que se quiere transmitir es que se perciben más beneficios si se protegen especies como éstas, que atraen turismo y pueden generar ingresos para la gente de las costas.

Apoyando la conservación del medio ambiente

65 Av. Sur, No. 132, Colonia Escalón, San Salvador, El Salvador
Tel. PBX: +503-2223-6498, Fax: +503-2224-5775
www.fiaes.org.sv · Contáctenos