Boletín, No. 8, Octubre de 2008 »

Contenido

Un área protegida pequeña que
brinda grandes beneficios

 

 

El área natural protegida Plan de Amayo se localiza en el departamento de Sonsonate y cuenta con una extensión de 184 hectáreas. Sus principales atractivos son su bosque natural y los farallones, vistosas formaciones rocosas que la rodean.

Aunque pequeña en extensión, esta área natural alberga una gran riqueza de especies de flora y fauna, comparada con otras áreas de mayor tamaño, debido a la protección que se mantiene.

 

A través de las giras guiadas los niños aprenden sobre las especies del área y su importancia ambiental. Fotografía: AGAPE

Es además uno de los pocos lugares en nuestro país que aún conserva la vegetación natural que ha estado presente desde su origen. Esto se denota en la altura de los árboles, que pueden llegar a medir hasta 30 metros.

Esta valiosa porción de nuestro patrimonio natural actualmente es manejada por la Asociación AGAPE de El Salvador, en coordinación con el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales y con el apoyo financiero del Fondo de la Iniciativa para las Américas, FIAES.

La labor de AGAPE en la zona geográfica de Plan de Amayo inicia en 1996 con el desarrollo de un proyecto en el área de salud. Al identificar que muchos de los problemas de salud que afectaban a la comunidad estaban relacionados con la problemática ambiental; esta organización, con fines humanitarios, decide unir esfuerzos con la ADESCO de la localidad para desarrollar un proyecto de conservación ambiental.

Es así como a partir de 1999 se realizan las primeras acciones, a las que les siguieron otros proyectos que han contribuido a mantener la riqueza de esta reserva natural. “AGAPE tenía una presencia muy fuerte en la zona, había bastante trabajo y confianza mutua con la comunidad, tanto que ellos fueron los que nos invitaron a participar en la protección del área natural”, menciona la Ing. Nidia Lara, coordinadora del proyecto AGAPE- FIAES.

Logros ambientales

Uno de los principales logros del trabajo realizado ha sido el fortalecimiento de las capacidades y del nivel organizativo. “FIAES ha logrado con su presencia en estos años que las organizaciones vayan tomando un protagonismo y una ejecución más directa y también ha permitido que las mujeres se organicen y colaboren en las actividades relacionadas al medio ambiente”, explica Lara

El uso sostenible de los recursos naturales es otro de los resultados importantes. Esto se ha conseguido por medio del establecimiento de bosquetes energéticos, los cuales se definen como áreas dedicadas a la siembra de árboles de rápido crecimiento para extracción de leña de uso doméstico, disminuyendo así la presión sobre el bosque.

Con la construcción de infraestructura apropiada se han creado condiciones que favorecen la visitación del bosque, lo que también ha permitido la generación de ingresos adicionales en las comunidades vecinas que ofrecen alimentos y otros productos.

También se ha fomentado la educación ambiental en niños y niñas a través de un programa denominado Eco aventuras, el cual comprende giras ambientales, proyección de películas y juegos. “Una vez a las semana se realizan estas actividades con los niños y niñas de la comunidad y centros escolares, quienes carecían de actividades recreo-educativas”, explica Lara.

Todas estas acciones han hecho posible la conservación de los recursos naturales del área natural Plan de Amayo, la cual provee servicios ambientales esenciales como agua, clima agradable y protección. Con la conservación de esta reserva natural, también se ha contribuido a la seguridad alimentaria de la zona, ya que en el bosque se encuentra el “Ojushte”, una especie arbórea cuyo fruto es comestible y tiene un alto valor nutritivo. Dicho alimento esta siendo aprovechado por las mujeres de la comunidad, quienes han recibido capacitaciones sobre las diferentes formas de preparación.

Reconocimiento

Recientemente Asociación AGAPE fue distinguida con el premio Nacional de Medio Ambiente, en la categoría Proyecto Ambiental No Gubernamental, un reconocimiento otorgado por su encomiable trabajo a favor del medio ambiente.

En la implementación de sus iniciativas, AGAPE ha contado con el acompañamiento de diversos organismos, entre ellos El Fondo de la Iniciativa para las Américas (FIAES), Programa de Pequeñas Donaciones (PPD) y Equilibrium Fund.

El reconocimiento obtenido es el resultado de la suma de esfuerzos. “A nivel institucional esto ha significado un logro, porque el área ambiental no había sido lo más representativo del trabajo de AGAPE, lo que nos hace sentir muy satisfechos”, menciona Lara

 

 

 

El Ojushte es una especie forestal nativa que esta siendo promovida por sus beneficios alimenticios. Fotografía: AGAPE

Apoyando la conservación del medio ambiente

65 Av. Sur, No. 132, Colonia Escalón, San Salvador, El Salvador
Tel. PBX: +503-2223-6498, Fax: +503-2224-5775
www.fiaes.org.sv · Contáctenos