Artesanías para la conservación y el desarrollo

El proyecto de conservación de tortugas marinas implementado por la Fundación Doménech, con el apoyo de FIAES, tiene la visión de impulsar también el desarrollo sostenible en la Costa del Sol, por medio de la producción de artesanías de alta calidad.  Fernando Media, director ejecutivo de la Fundación, ve la conservación de esta especie como un aspecto clave para preservar  el ecosistema marino, pero también para atraer el turismo y desarrollo local.

Es por ello que la Fundación desarrolló junto a un grupo de artesanos una línea de artesanías elaboradas con materiales naturales de la zona, inspiradas en esta carismática especie.  El proceso inició hace 6 meses con la capacitación de 8 personas, para el aprendizaje de las técnicas y la metodología de elaboración y comercialización con el apoyo de una especialista en diseño artesanal.

Para la elaboración de los productos se utilizan materiales naturales como  la corteza de coco y morro, algodón, bronce y tintes que se extraen de semillas. Actualmente se cuenta con 170 modelos distintos, entre artículos para el hogar y bisutería.  En la línea de artículos para el hogar se encuentran macetas decorativas, porta velas y adornos colgantes; mientras que la línea de bisutería incluye collares, dijes, aretes y pulseras.

La respuesta de los artesanos ha sido favorable, a la fecha se han producido 5000 piezas, que se han comercializado por medio de contactos especiales con establecimientos comerciales y utilizando las redes sociales. Los productos  han tenido buena aceptación en centros comerciales de prestigio por su alta calidad, presentación atractiva y por ser ecológicos. A la vez se ha tenido la oportunidad de interactuar con las personas para que conozcan sobre la protección de la especie.

Medina afirma que gracias a la sinergia con los artesanos se sostiene el proyecto. Los fondos de la venta de los productos artesanales se van hacia el pago justo de los artesanos, al sostenimiento del proyecto y otra parte se destina al corral de incubación de huevos. Con las ventas se ha adquirido más equipo para fortalecer el taller y continuar formando otros grupos de artesanos.  La Fundación contribuye con todos los procesos administrativos, operativos y de publicidad.

Sus proyecciones son crear un engranaje o cadena productiva dentro de la misma comunidad. “Los artesanos necesitan materias primas como el coco, sería ideal que hubiera gente que vendiera la corteza pelado. De igual forma, es importante contar con personas que proporcionen tintes naturales”, menciona como ejemplos Medina.

Las oportunidades de desarrollo en la Costa del Sol son muy pocas, la mayoría de las personas locales se dedican a la pesca y en menor proporción al cuido de ranchos privados.  La generación de alternativas económicas amigables con el medio ambiente  es clave para mejorar la calidad de vida, lo que se ha logrado con el proyecto de artesanías,  ya que las personas involucradas ahora perciben ingresos de $260.00.  Esto ha motivado mucho al grupo, ya que el salario mínimo en la zona es de $150.00.

El proyecto también impactó en el nivel de concientización de la población, ya que se han logrado liberar este año aproximadamente 100 mil tortuguitas, gracias al trabajo de recolección de huevos de tortugueros, a los que se les entregaron incentivos como artículos del hogar, bicicletas y artículos para establecer pequeñas ventas .  Otro logro del proyecto es el hundimiento de 40 módulos de arrecifes para contribuir a la recuperación de las poblaciones de peces en el estero de Jaltepeque.