Sitio Ramsar Bahía de Jiquilisco

FIAES junto con Ecoviva y Mangrove Action Project impulsan la técnica de restauración ecológica con la participación de las comunidades del sector sur de la bahía.

La bahía de Jiquilisco se caracteriza por tener la extensión más grande de manglares, los cuales sirven de protección a las comunidades costeras y dan refugio a una innumerable cantidad de especies de importancia ecológica y comercial.

La longitud de la bahía de Jiquilisco es de 55 km y tiene una extensión aproximada de 63,500 ha, de las que la mitad corresponde al bosque de manglar  y el resto a estuarios y lagunas costeras, bañadas por las aguas de los ríos Lempa y Grande de San Miguel.

Muchas aves viajan desde Norte América hasta este humedal, declarado sitio Ramsar el 31 octubre de 2005, por ser un ecosistema de relevancia internacional.

En el sector de manglares, el agua turbia y suelo fangoso, sirven de hábitat a grandes bancos de moluscos y crustáceos. Este sitio posee también uno de los árboles de mangle más altos y exuberantes del país: el mangle rojo, el más común a la orilla de los esteros.

Se estima que el país ha perdido el 60% de los bosques de manglar, en ello han influido diversos factores como la tala, explotación camaronera,  erosión y cambio climático. La destrucción de estos impresionantes bosques a escala mundial es un  tema de vital importancia por su contribución a la adaptación del cambio climático.

Biodiversidad

Mangle Colorado (Rhizophora mangle)

Mangle Rojo (Rhizophora racemosa), (Rhizophora harrisonii)

Mangle Rojo Gigante, Madresal (Avicennia germinans), (Avicennia bicolor), Botoncillo (Conocarpus erecta), e Istatén (Laguncularia racemosa); donde las mejores muestras de este tipo de vegetación se encuentran en el sector oriental de la Bahía.

Servicios Ecosistémicos

Este Humedal Ramsar contribuye al control de inundaciones, depuración y almacenamiento del agua, producción pesquera, producción de madera, recarga de acuíferos, fijación de carbono y regulación climática, protección y estabilización de la línea de costa, así como belleza escénica.

Problemas

Los factores ambientales críticos más importantes fueron las inundaciones en diversos sectores de la zona norte, las cuales generan continuas pérdidas económicas y evacuaciones durante lluvias intensas. Es el único humedal donde no se ha podido erradicar la práctica de pesca con bombas.

También ocurre tala de manglar con diversos usos, la  expansión de actividades agropecuarias y de acuacultura. Los ríos que confluyen también presentan elevados niveles de aguas residuales ordinarias no tratadas, afectando la calidad sanitaria del humedal en las zonas de confluencia.

1,174

proyectos ambientales financiados

270

organizaciones ejecutoras de proyectos

23

años de gestión y movilización de recursos para la conservación

Miembro de: