Proyecto FIAES rescató huevos de tortuga marina en peligro de extinción

11 de abril de 2019

El primer avistamiento de una tortuga Baule se reportó el sábado 30 de marzo de 2019 en Playa Dorada. Los viveristas encargados del corral de incubación  establecido en el proyecto ejecutado por la Fundación Zoológica de El Salvador (FUNZEL), recogieron una nidada de 72 huevos y trasladados al corral para su resguardo y monitoreo. El miércoles 7 abril un nuevo ejemplar arribó a desovar 108 huevos más.

La tortuga Baule (Dermochelys coriacea) es una de las especies de tortuga marina clasificada en peligro, a lo largo de toda su distribución desde 1970, incluida en la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas (CITES) con el objetivo de protegerla de la explotación excesiva. Desde hace 10 años no se reportaba arribo de esta especie en esta playa del Litoral salvadoreño, dado que no aparecen con frecuencia como las otras especies.

Para FIAES, este arribo representa uno de sus logros en materia de conservación de especies en peligro. "El primer apareamiento se produce después que la tortuga cumple diez años y fue hace diez años que se presentó una tortuga Baule  en playa Dorada. Existe la posibilidad que se trate de una cría producto de la eclosión de hace 10 años. Nos llama la atención porque las hembras de esta especie se aparean cada tres o cuatro años, vuelven a depositar sus huevos en las mismas playas donde ellas nacieron", explicó el Lic. Alexánder Zaldaña, coordinador territorial de FIAES en el área de conservación Los Cóbanos.

 

 
 
Esta Baule fue encontrada por turistas que departían en un rancho privado, quienes llamaron a los tortugueros de la zona para montar un operativo de custodia a la tortuga y los huevos.                                                             (Vídeo cortesía de tortugueros de proyecto FIAES-FUNZEL).

Contáctese con nosotros »

Los tortugueros que participan en la ejecución del proyecto FIAES en Apancoyo y Playa Dorada, muestran responsabilidad y compromiso con el tema de conservación de las especies, por eso inmediatamente trasladaron los huevos al corral de incubación que está bajo supervisión de FUNZEL. "Esto confirma el compromiso y la sostenibilidad de las alianzas que se hacen de parte de FIAES con las comunidades, con las ONG’S y gobiernos locales. Ellos se involucran y ven la importancia de conservar dichas especies", afirmó Zaldaña.

Cada temporada, los técnicos de FUNZEL imparten capacitaciones e instrucciones a residentes de la zona para tener una respuesta rápida en caso de avistamiento de Baule. La importancia de proteger esta especie se debe al estado crítico en que se encuentra esta población de quelonios. Desde el 2008, FUNZEL ha liberado 404 neonatos de esta especie, un porcentaje muy bajo con relación  la tasa de liberación en poblaciones más saludables, como la tortuga Golfina, con un total de 5,315,099 ejemplares.

datos sobre un ejemplar adulto de la especie baule

Longitud

2.4 metros

peso

600 kilos

Caparazón

tiene una consistencia resistente, parecida a la goma o cuero. Tiene un grosor aproximado de 4 cm. compuesto de tejido conectivo FUERTE, libre de aceite.

función biológica

esta especie regula los equilibrios entre poblaciones de medusas y bancos de peces, entre otras funciones esenciales para el mantenimiento de los ecosistemas de arrecifes. 

 

En el marco del proyecto ejecutado por FUNZEL con financiamiento de FIAES, se espera la eclosión del 86%  de los huevos recolectados, para liberar la mayor cantidad de neonatos posible de las dos nidadas. Un claro mensaje  que nos indica que las acciones y alianzas de conservación realizadas mediante procesos participativos, involucrando a las comunidades y a las instituciones locales, rinden impactos positivos en la conservación y restauración ambiental.

Fotos cortesía

Tortugueros de las comunidades Apancoyo y playa Dorada.

Compartir