Área de Conservación Golfo de Fonseca

El Golfo de Fonseca es una zona rica en biodiversidad compartida por El Salvador,  Honduras y Nicaragua.

En la parte marítima, frente a las playas de Maculís, Las Tunas y playas Negras, se encuentra la segunda mayor extensión de formaciones de arrecifes rocosos y corales en el país, después de Los Cóbanos, con potencial para convertirse en la segunda área natural protegida marino-costera.

El ecosistema de corales junto al sistema de manglares e islas del Golfo de Fonseca constituye la mayor área de reproducción y refugio de especies marinas del sur-oriente del país.

Aquí existe lo que probablemente sea el mayor banco de nacional de ostras y abulones, que tienen gran demanda y necesitan ser recuperados.

Recursos naturales

En el paisaje sobresale el impresionante volcán de Conchagua, un área natural única, que se caracteriza por su topografía abrupta y altitud que alcanza hasta los 1000 metros sobre el nivel del mar.

El Golfo contiene la mayor extensión de bosque de manglar de toda la costa pacífica centroamericana, de ahí su importancia para la conservación.

Servicios ecosistémicos

El área de conservación contiene porciones de oceáno y hábitats acuáticos que son la base para actividades económicas como la pesca responsable y el turismo sostenible. Es una zona de importancia hídrica y económica a escala regional, ya que se proyecta pueda convertirse en un polo de desarrollo.

Problemas

La erosión arrastrada por el río Goascorán es uno de los mayores problemas que afecta el adecuado funcionamiento del Puerto Cutuco, principal puerto turístico y el segundo de carga del país. Por ello es importante trabajar en la recuperación de las cuencas degradadas que drenan hacia el golfo.

1,174

proyectos ambientales financiados

270

organizaciones ejecutoras de proyectos

23

años de gestión y movilización de recursos para la conservación

Miembro de: