Los Cóbanos: hogar para unos, basureros para otros

Josué Caleb Azahar González

 

Odoo CMS - una imagen grande

Fotografía de Sául Jaco

El Salvador es un país que, a pesar de su limitada extensión geográfica (puesto que es el país más pequeño de América), tiene en su reducido territorio riquezas naturales envidiables para muchos otros países, por ello, los gobiernos, se han dedicado arduamente a la conservación y protección de sus recursos naturales.

Tal es el caso de playa Los Cóbanos, Área Natural Protegida (ANP), ubicada en el departamento de Sonsonate, un lugar con una riqueza natural indescriptible, debido a que, a pesar de la belleza que esta tiene a simple vista, en sus profundidades existe un arrecife de coral, el cual es uno de los más importantes en el continente americano.

Según datos del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN), esta es la primera área protegida marina declarada oficialmente en el país, sin mencionar que es el área más grande de todas a nivel nacional.

En resumen, este lugar es de suma importancia para la flora y fauna marina, y, por ende, es necesario darle prioridad a su protección, sin embargo, existe un problema que afecta considerablemente todo este ecosistema, y el cual es la contaminación de todo tipo provocado por el ser humano.

Los Cóbanos al ser un lugar muy turístico, es normal que las personas lleguen masivamente al lugar para disfrutar un día de playa, pero en El Salvador existe una costumbre negativa con respecto al trato de la basura, ya que, las personas por lo general están acostumbradas a tirarla en cualquier lugar, causando de esta forma el deterioro de los recursos naturales.

Estos desechos, entre los cuales sobresale el plástico, resulta nocivo para la vida marina, entre las cuales se pueden encontrar peces, crustáceos, moluscos, tortugas, ballenas, entre otros.

Por ello, se puede afirmar que uno de los mayores lugares turísticos en el país donde se encuentran una cantidad masiva de recursos naturales, está en franco deterioro por la contaminación.

Según una investigación realizada por el biólogo marino, Enrique Barraza, el cual analizó el suelo, pudo identificar que entre la arena existe la presencia de residuos de plástico y poliestireno (durapax), provenientes de botellas y bolsas, que en gran cantidad representan un riesgo para la vida de los animales que tanto se lucha por proteger.

Por esta razón, es necesario crear una cultura en las personas sobre el trato correcto de la basura y que las consecuencias que trae el tirarla en cualquier lugar son reales. 

Se tendrían que generar proyectos de forma masiva para educar en este sentido tanto a los niños como a sus padres, ya que, esta práctica es enseñada de padres a hijos, sin saber que en un futuro próximo la naturaleza cobrará factura por el daño que se le hace y las futuras generaciones sufrirán las consecuencias.

Por ello, debemos que saber que aún estamos a tiempo de rescatar nuestros recursos naturales y que podemos hacer un cambio positivo para cuidar a nuestras especies y asegurar de esta forma un futuro bueno para las generaciones por venir.

Texto de Odoo y bloque de imagen

Fotografía de Saúl Jaco

Compartir